Esteu aquí: Inici es Cajón Histórico Museo del Agua de Lleida El Dr. Pearson y La Canadiense

Museo del Agua de Lleida

El Dr. Pearson y La Canadiense

Un proyecto eléctrico para Cataluña

La industria catalana de principios del s. XX requería cada vez más energía para mover sus máquinas .Se obtenía a partir  del vapor  de las calderas instaladas en las mismas fábricas.

Fue el ingeniero catalán, Carlos Emilio Montañés Criquillón (Barcelona 1877 – Madrid 1974), que concibió un plan para la electrificación de Cataluña, que consistía en el establecimiento de un polo industrial en el Vallés y en la obtención de gran cantidad de energía a  partir de la llamada “hulla blanca”, fuerza motriz de origen hidráulico.

pearson.jpg

Dr. Pearson

El proyecto necesitaba una importante inversión de capital, el cual, frente a la negativa de los banqueros catalanes,  se obtuvo de inversionistas extranjeros.
Después de  conocer Barcelona, el  norteamericano Dr. F.S. Pearson, ingeniero que estaba trabajando en proyectos similares en Brasil  y México, se hizo cargo de la propuesta  de Montañés.

Los intereses de la empresa  se dirigen también el control del mercado eléctrico de Cataluña: adquiere la Barcelonesa de Electricidad a AEG , Tranvías de Barcelona a Sofina, las concesiones de los ferrocarriles de Barcelona a Sabadell, Terrassa y Vallvidrera, la Compañía General de Electricidad S.A. de Mataró, la Hidráulica del Freser, la Hidreléctrica del Segre y finalmente, adquiere su gran competidora, Energía Eléctrica de Cataluña, creada por Emili Riu Periquet con capital francés y que ya había construido la gran central hidroeléctrica de Capdella.

 

 

Las obras de la empresa Riegos y Fuerza del Ebro en Lleida

barcelonatraction.jpg

Barcelona Traction Light Power

Esta empresa, que formaba parte de “La Canadiense”, construyó el canal y la central de Serós (iniciada en 1912).

Siguió la presa de Talarn iniciada en 1913, una vez que se adquirieron  las  concesiones que Domènec Sert tenia sobre el río Noguera Pallaresa. La central de Camarasa se inició el año 1917. En aquel momento era considerada la presa más alta de Europa.

Tremp, Camarasa y Serós era el nuevo e importante sistema para el aprovechamiento, tres veces consecutivas, del agua del Segre y de su afluente el Noguera Pallaresa.  Producían gran cantidad de energía que podían enviar a grandes distancias mediante líneas de alta tensión y la siguiente invención del generador de corriente alterna. Fue operativa el año 1914 cuando  110.000 voltios  iluminaron BCN.

 

 

 

 

 

La huelga de La Canadiense de 1919

Patrulladelsometentenautombilel16dabrilde1919durantlavagadelaCanadenca.jpg
Patrulla en automovil,
el 16 de abril de 1919
durante la huelga de la Canadenca

El mes de febrero de 1919 “Riegos y Fuerzas del Ebro, SA” pretende disminuir el salario del personal de facturación. Algunos trabajadores son despedidos, frente a la dirección, que continúa con su acción ya que despide 140 más, se declara una huelga. Esta se extiende hasta ser general: no funcionan los tranvías, no se publican diarios, Barcelona se queda a oscuras, falta agua y evidentemente casi la mayoría de las fábricas han de parar por falta de energía. El gobierno de Madrid se propone militarizar a los obreros, creándose fuertes tensiones hasta que se decreta el estado de guerra en la provincia de Barcelona. Montañés, fuertemente relacionado con la empresa, es nombrado Gobernador.

La huelga continúa con más detenciones y algunos asesinatos, hasta que la Federación Patronal amenaza con un lock- aut. El 13 de agosto se da por finalizada, no sin haber conseguido el establecimiento de la jornada laboral de 8 horas.

 

Crisis y quiebra de La Canadiense

Incendialacentrallany1950.jpg
Incendio en la central el año 1950

La huelga de 1919  y la guerra civil española, fueron épocas de gran inestabilidad para la empresa. Aunque “La Canadiense” fue uno de los motores de la industrialización de Cataluña, proveyéndola de energía a lo largo de muchos años, el año 1948 un juzgado de Reus declaró la compañía en quiebra por no poder hacer frente a los activos financieros. El régimen de Franco no dejaba salir del país capital, por lo que no se podía  pagar a los accionistas foráneos, cosa que  provocó la caída de la cotización de los títulos  bancarios.  Juan March se  hizo con una importante cantidad de acciones aprovechando los bajos precios, fue entonces cuando se declaro la quiebra.  FECSA, Fuerzas Eléctricas de Cataluña SA, ya de March, adquirió el año 1952 los bienes y capitales de “La Canadiense”.

El caso desató una larga disputa jurídica de repercusión internacional, que el Tribunal de La Haya resolvió en 1970, con la aceptación de la quiebra.

Extraído de:

La força del canal de Seròs. El Dr. Pearson i les obres de La Canadiense. Enriqueta Vendrell
núm. 3 de la colección Patrimoni Industrial de Lleida, 2007.



[1] El Ideal, 18-04-1912.

Accions del document
MUSEU DE L'AIGUA DE LLEIDA
Av. de Miquel Batllori, 52 (la Bordeta) 25001 Lleida - Tel 973 211 992
museuaigua@paeria.cat